icono

Cooperar para salir del aislamiento: cooperativas de trabajadores domésticos

52,6 millones de trabajadores domésticos

Esta nota sobre las formas en que las cooperativas brindan una salida a los acuerdos laborales precarios e informales para los trabajadores domésticos es la tercera de la serie sobre las cooperativas y el mundo del trabajo. El presente documento de información forma parte de la colección Cooperativas y mundo del trabajo que edita COOP OIT.

La Organización Internacional del Trabajo calcula que hay en el mundo por lo menos 52,6 millones de trabajadores domésticos. Más de cuatro quintas partes de ellos son mujeres. La categoría “trabajo doméstico” puede abarcar un amplio abanico de tareas: cocinar, limpiar y efectuar las tareas domésticas generales, lavar y planchar, cuidar de los niños y los ancianos y a personas con discapacidades, ocuparse del jardín y conducir el automóvil de la familia.

Los trabajadores domésticos trabajan en hogares particulares para particulares, a los que en muchos países no se les considera lugares de trabajo o empleadores. Cerca de una tercera parte de los trabajadores domésticos del mundo están excluidos de las reglamentaciones laborales nacionales.

VER MÁS

Diez años después, las trabajadoras del hogar siguen luchando por la igualdad y el trabajo decente.

En el décimo aniversario de la adopción del Convenio sobre las trabajadoras del hogar, la pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto las continuas vulnerabilidades de las trabajadoras del hogar en el mercado laboral.Noticias | 15 de junio de 2021


GINEBRA (Noticias de la OIT) – Diez años después de la adopción de un histórico Convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que confirmó sus derechos laborales, las trabajadoras del hogar siguen luchando por ser reconocidas como trabajadoras y proveedoras de servicios esenciales.

Las condiciones laborales para muchos no han mejorado en una década y han empeorado con la pandemia de COVID-19, según un nuevo informe de la OIT. .

En el punto álgido de la crisis, la pérdida de puestos de trabajo entre los trabajadores domésticos oscilaba entre el 5% y el 20% en la mayoría de los países europeos, así como en Canadá y Sudáfrica. En las Américas, la situación fue peor, con pérdidas que ascendieron al 25-50 por ciento. Durante el mismo período, la pérdida de puestos de trabajo entre otros empleados fue inferior al 15 por ciento en la mayoría de los países.

Los datos del informe muestran que los 75,6 millones de trabajadores domésticos del mundo (el 4,5 por ciento de los empleados en todo el mundo) han sufrido significativamente, lo que a su vez ha afectado a los hogares que dependen de ellos para satisfacer sus necesidades diarias de cuidado.

“La crisis ha puesto de relieve la urgente necesidad de formalizar el trabajo doméstico para garantizar su acceso al trabajo decente, comenzando por la extensión e implementación de las leyes laborales y de seguridad social a todos los trabajadores domésticos “. Guy Ryder, Director General de la OIT. La pandemia de COVID-19 ha agravado las condiciones laborales que ya eran muy malas, dice el informe. Los trabajadores domésticos eran más vulnerables a las secuelas de la pandemia debido a las brechas de larga data en la protección laboral y social. Esto afectó particularmente a los más de 60 millones de trabajadores domésticos en la economía informal.

“La crisis ha puesto de relieve la urgente necesidad de formalizar el trabajo doméstico para garantizar su acceso al trabajo decente, comenzando por la extensión e implementación de las leyes laborales y de seguridad social a todos los trabajadores domésticos”, dijo el Director General de la OIT, Guy Ryder.

Hace una década, la adopción del histórico Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, 2011 (núm. 189)  fue aclamado como un gran avance para las decenas de millones de trabajadoras del hogar en todo el mundo, la mayoría de las cuales son mujeres.


© Alex Proimos

Desde entonces ha habido algunos avances, con una disminución de más de 16 puntos porcentuales en el número de trabajadores domésticos que están totalmente excluidos del alcance de las leyes y reglamentos laborales.

Sin embargo, un gran número de trabajadores domésticos (36 por ciento) sigue estando totalmente excluido de las leyes laborales, lo que apunta a la urgente necesidad de cerrar las brechas legales, particularmente en Asia y el Pacífico y los Estados Árabes, donde las brechas son mayores.

Incluso cuando los trabajadores domésticos están cubiertos por leyes laborales y de protección social, la implementación sigue siendo un problema importante de exclusión e informalidad. Según el informe, solo uno de cada cinco (18,8 por ciento) trabajadores domésticos disfruta de una cobertura de protección social efectiva relacionada con el empleo.

El trabajo doméstico sigue siendo un sector dominado por mujeres, que emplea a 57,7 millones de mujeres, que representan el 76,2 por ciento de las trabajadoras domésticas. Si bien las mujeres constituyen la mayoría de la fuerza laboral en Europa y Asia central y en las Américas, los hombres superan en número a las mujeres en los Estados árabes (63,4 por ciento) y el norte de África, y representan poco menos de la mitad de todos los trabajadores domésticos en el sur de Asia (42,6 por ciento).

La gran mayoría de los trabajadores domésticos están empleados en dos regiones. Aproximadamente la mitad (38,3 millones) se puede encontrar en Asia y el Pacífico, en gran parte debido a China, mientras que otra cuarta parte (17,6 millones) se encuentra en las Américas.

Los trabajadores domésticos están mejor organizados hoy en día y pueden representarse a sí mismos para defender sus puntos de vista e intereses. Sus organizaciones, así como las organizaciones de empleadores de trabajadores domésticos, han desempeñado un papel clave en los avances realizados hasta la fecha.

Fuente: Confederación de Cooperativas de Colombia


Comparte este contenido

Ahora puedes realizar el Curso de Cooperativismo Básico en Línea

Curso de Cooperativismo Básico

Ir al curso