icono

 oct. 01, 2021

Las prácticas de los Modelos de Pérdida Esperada

Uno de los retos que nos espera

“Los retos que nos esperan, tanto para la Supersolidaria como para los fondos de empleados, es adelantar por ejemplo las prácticas de los Modelos de Perdida Esperada, herramientas que van a fortalecer a estas entidades y prever deterioros futuros que no se estaban contemplando adecuadamente en sus Estados Financieros”; así lo destacó el Superintendente para la Delegatura del Ahorro y la Forma Asociativa Solidaria, Manuel Jesús Berrio Scaff, durante la instalación del XX Congreso Nacional de Fondos de Empleados, organizado por ANALFE.

Según el Superintendente Delegado del Ahorro y la Forma Asociativa Solidaria, la implementación del Modelo de Pérdida Esperada implica algunos cambios al interior de las entidades; por lo que se decidió aplazar su implementación por un año, es decir, que iniciará para los fondos de primer nivel a partir de enero del 2023. 

Sobre el particular, el Presidente Ejecutivo de ANALFE, Miller García Perdomo, resaltó que, “Es pertinente y justo reconocer que, gracias a la intervención del señor Superintendente Manuel Berrío, la Supersolidaria acogió la solicitud de ANALFE, en el sentido de implementar también la gradualidad en la aplicación del modelo de pérdida esperada, que nos permitirá abordar nuevamente, sin premura, el estudio del modelo de referencia, de manera conjunta entre ANALFE y la Superintendencia, en busca de un consenso satisfactorio tanto para el ente de supervisión como para los fondos de empleados”.

De otra parte, Berrio Scaff manifestó que la Supersolidaria participó activamente en la elaboración de la Resolución del Ministerio de Vivienda, por medio de la cual se establecen las condiciones de participación de las Entidades de Economía Solidaria en el marco de cobertura de la tasa FRECH.

“Para que las entidades fondistas sean tenidas en cuenta, no solo en el tema de la tasa FRECH, sino en otros posibles beneficios; deben existir entidades fortalecidas, que den seguridad, con buenas prácticas financieras, patrimonios bien estructurados, con solidez, buena gestión administrativa, sistemas tecnológicos robustos, sistemas de riesgos implementados, cumplimiento normativo, envío de información con calidad y oportunidad a la Superintendencia. Esto genera confianza y la gran posibilidad de acceder a actuales y nuevos beneficios que puedan ser extendidos a los asociados y sus familias”, concluyó Manuel Jesús Berrio Scaff, Superintendente para la Delegatura del Ahorro y la Forma Asociativa Solidaria.

Fuente: Supersolidaria


Comparte este contenido

Ahora puedes realizar el Curso de Cooperativismo Básico en Línea

Curso de Cooperativismo Básico

Ir al curso