icono

'El cooperativismo engloba a más de 1.200 millones de personas en el mundo'

Entrevistaa Ariel Guarco, Presidente de ACI Internacional, institución con 120 años de existencia

Recientemente electo como presidente de la Alianza Cooperativa Internacional, institución con 120 años de existencia, que por primera vez es presidida por un sudamericano de habla hispana, Ariel Enrique Guarco, es un líder cooperativista que ha llevado adelante un proceso de desarrollo del movimiento cooperativo argentino y ha construido activos vínculos con el resto del movimiento cooperativo del continente americano y mundial. Es médico veterinario, magíster en economía agraria y administración rural, con un posgrado en economía social y dirección de entidades sin fines de lucro. 

P. Respecto a la V Cumbre de Cooperativas realizada el mes pasado en Buenos Aires, ¿cuáles son los desafíos globales para las cooperativas en Sudamérica?
A.G.: La defensa del planeta, la construcción de un sistema financiero al servicio del desarrollo sostenible y la integración global que es el objetivo 17 de la agenda 2030 de las Naciones Unidas; la integración con otros actores de la sociedad civil para tener una red mucho más amplia y que sea mucho más potente para poder encarar los desafíos del nuevo siglo.

P. Si tuviera que dar un pantallazo sobre el movimiento cooperativo mundial, ¿qué diría?
A.G.: Que somos más de 1.200 millones de personas en todo el mundo, buscando construir una realidad diferente para nuestras comunidades. Tratando de crear un modelo económico en el cual la economía esté en manos de la gente, donde los procesos de crecimiento de esas sociedades, se toman democráticamente, donde hay una autogestión de las aspiraciones y proyectos que tenemos como comunidad. Donde construimos empresas que tienen la doble función de ser eficientes en el mercado, pero también ser socialmente responsables con las necesidades de cada país.

P. Se dice que el movimiento cooperativo es una tercera vía entre el estatismo y la empresa privada; ¿pero por qué no se destaca este modelo si es tan virtuoso?
A.G.: Porque no hemos tenido claridad en el mensaje que expresamos y cuando uno no se define bien, lo definen otros. Y aquellos que nos definen, que están en las antípodas de nuestro pensamiento, nos muestran como una economía marginal que solo puede dar solución a pequeñas dificultades y no a los grandes problemas que enfrenta la humanidad. Para ellos les digo que solamente las 300 empresas cooperativas más grandes del mundo tienen una facturación que es equivalente a la sexta economía mundial y el facturado total del movimiento cooperativo a nivel internacional está entre las cuatro economías más grandes del mundo.

P. ¿Cómo se definen estas empresas?
A.G.: Como empresas fuertes que no somos vulnerables, que poseemos capacidad de respuesta y sobre todo, tenemos una gran diferencia: nos conducimos democráticamente y distribuimos la riqueza mucho más equitativamente que cualquier otro tipo de empresa, porque lo hacemos de manera participativa donde cada asociado cuenta con un voto independientemente del aporte de capital que haya realizado. Y además, tenemos un gran compromiso con nuestras comunidades.

P. Esa revolución silenciosa que le da respuestas a la gente, cómo se puede hacer para que logre mayor visibilidad, sobre todo en ámbitos políticos e instancias internacionales…
A.G.: Estamos trabajando mucho en eso. Generando mejores datos estadísticos, mejorando nuestra capacidad de lobby y de incidencia en los medios de comunicación, estamos haciendo también un trabajo de legislación comparada, una forma de ir preparando materiales para que cada uno de los miembros de los países tenga el material necesario para ir a discutir y consensuar con los gobiernos para lograr la construcción de una legislación diferente, que como ha dicho el director general de naciones unidas hace pocos meses, debe contemplar a las cooperativas como uno de los movimientos empresariales con mayor capacidad de respuesta a los objetivos para el desarrollo sostenible (ODS).

P. Las realidades de los países de Sudamérica pueden parecer distintas, incluso entre países vecinos, como son Bolivia, Argentina o Paraguay, ¿de qué manera podría ayudar el movimiento cooperativo a resolver sus necesidades desde visiones conjuntas?
A.G.: No creo que las necesidades sean distintas, las realidades que enfrentamos son globales. No hay trabajo decente, no hay trabajo para los jóvenes, hay mucha explotación y precarización laboral en todo el mundo. Los problemas ambientales son similares en todos lados. El sistema financiero que nos está ahogando. Digo… los problemas de la gente son los mismos independientemente de las geografías y sí tenemos una organización que es ACI Internacional, que tiene sede en todos los continentes y que está preparada para dar respuestas. Lo que sucede es que 1.200 millones de personas son una de cada seis en el planeta y nos falta convencer a los otros cinco. Pero en esa tarea estamos y es importante que hagamos conocer mejor nuestro mensaje para que más gente elija al cooperativismo como su forma de vida.

P. En lo que respecta a Bolivia, ¿cuál es su relación con el modelo cooperativo local?
A.G.: He realizado unas tres visitas a Bolivia. He estado en Cochabamba en Coboce, conociendo la realidad del cooperativismo de esa zona y he estado en Santa Cruz visitando a CRE, Cotas y Saguapac y también he ido hasta Las Misiones conociendo la realidad del cooperativismo de servicios públicos, que es el mismo del que yo vengo, por lo que sé de su importancia en el desarrollo de las comunidades.

P. Si pudiera darles algún mensaje a las cooperativas de Bolivia, ¿qué les diría?
A.G.: Les diría que sigan en el camino en que están. Que sigan teniendo esa relación tan cercana con sus asociados. He tenido la oportunidad de estar en las asambleas que realizan con sus asociados, también en las ceremonias de entregas de becas escolares y universitarias que lleva adelante la CRE y me parece que es el contacto con el asociado lo que nos diferencia; esa forma democrática de hacer las cosas y considero que tienen un enorme potencial fuertemente desarrollado en Santa Cruz, pero creo que puede ser ampliamente desarrollado en el resto de Bolivia.

Fuente: El Día


Comparte este contenido

Accede a los diferentes Servicios y secciones que nuestra asociación te ofrece.