icono

¿Cómo enfrentar juntos los efectos de la pandemia?

Invitación a conversar y explorar salidas desde todos los ámbitos.

Una invitación a conversar y explorar salidas desde todos los ámbitos (academia, sociedad civil, sector público y empresas privadas) es la iniciativa que recoge la Universidad Eafit en un documento, en el que plantea un decálogo de retos y propuestas para que la sociedad antioqueña afronte de forma conjunta los desafíos que trae la pandemia, como ya lo hizo en otros momentos de la historia reciente de la ciudad.

Adolfo Eslava, profesor Asociado del Departamento de Gobierno y Ciencias Políticas de la Universidad Eafit, explica que la construcción colectiva del documento “Supervivencia, vivencia y convivencia, durante y después del covid-19”, parte de dos elementos básicos: resaltar el valor supremo de la vida, destacar la conveniencia de las medidas sanitarias y poner sobre la mesa la necesidad de que esa supervivencia sea acompañada de condiciones de vida dignas para todos los habitantes.

“La crisis exige que como ciudad y como sociedad activemos la conversación para atender demandas sociales crecientes en una realidad de una economía frenada. Es un gran reto conversar para articular esfuerzos, gestionar recursos y para tomar decisiones públicas en un escenario de recursos escasos. Hablamos de una nueva acción colectiva”, explicó.

Esto porque Eafit percibe que hay muchos esfuerzos individuales que podrían ser más eficientes si se articulan y agrega que es hora de “pasar de una situación de respuesta a una emergencia a una nueva situación de gerencia pública de la emergencia”.

En esa tarea pone de manifiesto el valor del trabajo conjunto entre los diferentes sectores que, con tanto éxito en el pasado, han aportado a la superación de situaciones críticas en la región, a través de modelos público-privados para desarrollar estrategias conjuntas en clave de las capacidades existentes de cada uno de los actores.

Trabajo en equipo

Azucena Restrepo, presidenta ejecutiva de Proantioquia, valoró los esfuerzos conjuntos que han surgido en los más de dos meses de trabajo articulado que ha requerido la contención de la pandemia y las consecuencias sociales y económicas que se derivan de las restricciones de movilidad.

“Esta crisis ha hecho evidente nuestra mayor fortaleza y es la capacidad de trabajar intersectorial e interinstitucionalmente, con una afluencia de sectores alrededor del liderazgo del gobernador y del alcalde. Desde el comienzo se instalaron mesas de trabajo compartidas entre la academia y una confluencia de capacidades del sector empresarial que desde el inicio ha aportado recursos para fortalecer la infraestructura del sistema de salud y para trabajar alrededor del mejor modelo de pruebas diagnósticas lo que ha posicionado al departamento como el lugar con mejor tasa de pruebas de contacto por cada caso positivo para covid-19”.

Medidas sanitarias

Más allá de resaltar la eficacia de las medidas preventivas, que han hecho que Medellín y Antioquia sean ejemplo por las buenas cifras en la atención de pacientes contagiados por el nuevo coronavirus (4 % de casos positivos en el país y solo el 1,2 % del total de fallecidos en Colombia), la propuesta de Eafit pone la lupa en temas anexos a la atención de la emergencia como el apoyo psicosocial y lo que representa el encierro, así como los delitos contra mujeres y niños que se potencian con periodos extendidos de confinamiento.

Aunque la red diagnóstica del departamento es considerada la más completa del país, con cerca de once laboratorios avalados para procesar pruebas, Eafit insta a “acelerar la función de pruebas diagnósticas, incluyendo practicar muestras aleatorias y hacer inferencia sobre los patrones de contagio que permitan mejorar la labor de monitoreo y aislamiento”, y aboga por la implementación de protocolos sanitarios en espacios públicos, así como programas de educación en prevención e identificación de contagio.

Una apuesta arriesgada al debate público que asuma que el cambio comenzó ya y que solo ese trabajo mancomunado entre los actores oficiales (alcaldías, Gobernación y Gobierno Nacional), los sectores privados (empresas, gremios) y organizaciones sociales permitan aminorar al máximo el impacto de un virus que llegó para quedarse y que tendrá impactos incalculables en la cotidianidad de las personas.

Fuente: El Colombiano


Comparte este contenido

Ahora puedes realizar el Curso de Cooperativismo Básico en Línea

Curso de Cooperativismo Básico

Ir al curso